Los tres Titanics

A principios de los 80, un británico llamado Douglas Black puso sobre la mesa de Margaret Thatcher un informe en el que llevaba trabajando desde años atrás. Era un encargo del anterior gobierno del Reino Unido. Black, jefe del Departamento de Salud, había estado investigando por qué a pesar del gran esfuerzo económico que el país había hecho desde que acabó la II Guerra Mundial para que la atención sanitaria llegara a todas las capas sociales, la tasa de mortalidad entre clases, lejos de haberse reducido, había aumentado.

El Informe Black concluía que, aunque la atención médica universal había ayudado a mejorar la salud británica, los elementos más importantes, los que de verdad determinaban la salud de las poblaciones, habían sido olvidados por las políticas de salud. Douglas Black señalaba la necesidad de considerar la vivienda, el trabajo, la educación y la cultura como los pilares esenciales de la salud. La atención médica ayudaba, pero era sólo un complemento. Sin embargo, el complemento se llevaba todo el esfuerzo económico. A la dama de hierro no debieron gustarle las conclusiones, ya que el informe fue metido en un cajón.

El estudio realizado por Douglas Black es sólo uno más de tantos que, durante décadas, han sido tan invisibles para la población y los medios de comunicación, como sólidos en el ámbito científico.

Otro británico, Marmot, estudió durante 20 años la salud de 10.000 funcionarios, todos ellos varones de entre 40 y 64 años. Los resultados mostraron que los auxiliares administrativos tenían una tasa de mortalidad 3 veces mayor que los administrativos superiores. Aquí no había situaciones de pobreza o marginalidad. Todos ellos tenían una vivienda digna, un sueldo digno y acceso a la misma atención médica. La única diferencia era de clase social.

España fue centro de atención en otro importante estudio, el que se centraba en investigar por qué en los primeros años después de la Guerra Civil, uno de los momentos de mayor pobreza del país, la mortalidad infantil disminuyó. El autor del trabajo, un tal A. Nash, llegaba a la conclusión de que este extraño fenómeno se debía a que las madres de la postguerra eran jóvenes durante la República, periodo en que se potenció la educación de las mujeres.

Más gráfico es el ejemplo que planteaba en los años 60 el profesor Antonovsky, que utilizaba el accidente del Titanic como ejemplo para explicar la incidencia de la clase social sobre la salud. Usó los datos de las mujeres que viajaban en el famoso barco: la tasa de mortalidad de las que viajaban en primera clase fue del 0´7%; en segunda clase fue del 16% y en tercera del 45%. Hubo por tanto un problema físico común, la muerte por ahogamiento, pero la influencia de este problema físico, claro está, no tuvo la misma repercusión en todas las zonas del barco.

Es la guerra que lleva enfrentando desde hace décadas a dos modelos teóricos de salud pública. El modelo biomédico, que está muy asentado institucionalmente y además cuenta con grandes apoyos privados; y el modelo social, que ha ganado abrumadoramente todas las batallas científicas, y sin embargo ha perdido estrepitosamente la guerra.

El terremotode Haití y la investigación del Parlamento Europeo a la OMS por exagerar los peligros de la gripe más leve y costosa de los últimos tiempos son sólo dos ejemplos de este mes. Dos ejemplos de mala gestión de recursos en salud.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About Gerardo

Un blog sobre Medios de Comunicación, Política, Arte, Historia, etc, escrito por Gerardo T.C.

One response to “Los tres Titanics”

  1. Jesús Fernández says :

    De la misma manera que psicosomáticamente una persona puede contribuir a mejorar su salud, puede empeorarla, y es absolutamente incontestable que la psicología con la que se interpreta la vida, depende literal y directamente de tu nivel de vida y por tanto, de tu clase social.

    Por tanto, completamente de acuerdo con tu observación.

    ¡Un saludo!
    Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: