El líder

A simple vista, nadie podría imaginar que fuera un líder tan carismático. Parecía cansado, apático, sin vida. Tras un buen puñado de años, su aspecto poco tenía que ver con el de otras épocas. Épocas de color, de salud, de ganas… Y sin embargo, era ahora, a la vejez, cuando se había convertido en un referente para los suyos.

Es noche profunda. El lunes de verano se ha consumido hace ya rato. Es el momento en el que el pueblo donde vive, un pequeño pueblo al norte de Córdoba que no llega a los tres mil habitantes, apaga las últimas luces. La poca vida que había durante el día, desaparece por unas horas hasta la mañana siguiente. Poco hay que hacer salvo intentar descansar. Ya todos están en casa, incluso los pocos jóvenes que por allí viven han vuelto de, como dicen las viejas del lugar, dios sabe dónde. Se apodera del ambiente un silencio seco. Es para todos la hora de dormir.

Y como cada noche, éste es su momento. En la oscuridad y la lejanía, nada importa su aspecto desastroso y gastado. Sus años, que tanto le pesan para otras muchas cosas, le dan la autoridad para convertirse, otra noche más, en líder espiritual. Él manda. Los demás lo asumen como la cosa más natural del mundo. Y como él manda, él decide cuando empieza todo. Y acaba de decidir que el momento ha llegado. Junta las fuerzas necesarias, da la señal y empieza la liturgia. Parece algo aleatorio, pero no lo es. Marca los tiempos para que todo sea perfecto. El resto se limita a seguirle. Dirige el ritual con una facilidad que impresiona. Su experiencia convierte en armónico lo que podría ser algo totalmente anárquico. Es lo más parecido a un director de orquesta. Unos cuarenta minutos después del comienzo, ya cansado, cree conveniente que la ruidosa función acabe. Mañana, más. El resto lo acepta sin rechistar.

A la mañana siguiente, cuando se cruza en la plaza del pueblo con alguno de los suyos, se ocupa de que el trato sea de tú a tú. Deja que le huelan y le laman como a uno más. No quiere que nadie en el pueblo sospeche que es él quien decide cuándo se duerme.

Anuncios

About Gerardo

Un blog sobre Medios de Comunicación, Política, Arte, Historia, etc, escrito por Gerardo T.C.

2 responses to “El líder”

  1. Sir says :

    En los pueblos siempre ha existido el típico perro cabrón de las 2 de la mañana… 😛

  2. kovre says :

    A mi me ha pasado con un grillo kavron

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: