Conspiración

Con esa cara blanca y sonriente, con ese cuerpo perfectamente proporcionado, ese saber estar y esa sobriedad que inspiraba tanta confianza, era impensable que mis padres sospecharan nada de ella. Los adultos se dejan engañar por las apariencias, pero yo entonces tenía seis años y sabía muy bien lo que esa nevera se traía entre manos. No quise decir nada para no preocuparlos, pero desde que la vi entrando por la puerta supe que esa máquina de la muerte venía a hacer daño a casa, así que me dediqué en mi tiempo libre a luchar contra ella.

Me dediqué a desenchufarla cada vez que la dejaban sola, a vaciarla, a dejarle la puerta abierta para que se le fuera el frío, a meterle libros, basura, ropa…pero nada. Allí seguía sin inmutarse, esa cabrona. Es más, me estaba comiendo terreno. Mis padres se pusieron de su parte en aquella guerra. Así que no me quedó más remedio que rendirme.

Una noche, mientras todos dormíamos se quitó esa careta de inocencia para convertirse en lo que yo sabía que era, y se tragó a mi hamster, que apareció congelado por la mañana. Mi madre me dijo que fue un accidente. A día de hoy todavía no estoy seguro de que no estuviera también implicada.

Anuncios

Etiquetas:

About Gerardo

Un blog sobre Medios de Comunicación, Política, Arte, Historia, etc, escrito por Gerardo T.C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: