El gato y la abuelita

Los niños pequeños deben ir a la guardería, porque es muy importante que se sociabilicen. El niño tiene que aprender a relacionarse con otros. Años después, un día cualquiera y sin esperarlo, cuando disfrutas plenamente de tu sociabilización, escuchas a alguien decir que al final, lo que queda, lo realmente importante, es la familia. “Los amigos van y vienen, pero lo único que importa es la familia”. Bien. La familia es lo que importa, lo que siempre estará ahí. Unos cuantos años más tarde, la historia se repite, el círculo se reduce: “Tu familia no siempre va a estar ahí. Y eso tienes que saberlo, porque, al fin y al cabo, cada uno de nosotros tenemos que aprender a estar solos”.

Aunque no tenga ninguna gracia, parece un chiste. Esta secuencia inevitable, que se repite en cada vida, en cada persona, no deja de ser un plagio del chiste del gatito en el árbol y la abuela:

Manuel, un chaval que está de viaje de fin de carrera, recibe una llamada de teléfono de su hermano, David, que le dice que su gato había muerto atropellado por un camión.

“Joder, David, podías haber tenido un poco más de tacto y habérmelo dicho de otra forma y así me hubiera podido preparar para esto, que estoy fuera de casa y solo… no sé… por ejemplo, podías haberme llamado y decirme que el gato se había subido a un árbol, al rato llamarme otra vez para decirme que los bomberos iban a por él, más tarde llamarme y decirme que al ver a los bomberos se asustó y había salido corriendo para la carretera, y ya me llamas por última vez y me dices que ese camión lo atropelló. Hubiera sido más llevadero para mí enterarme poco a poco”.

Al día siguiente, David llama a Manuel y le dice: “Hey, qué pasa, Manuel, ¿cómo estás? Verás, era para contarte una cosa, bueno, una tontería… que la abuela se ha subido a un árbol”.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About Gerardo

Un blog sobre Medios de Comunicación, Política, Arte, Historia, etc, escrito por Gerardo T.C.

4 responses to “El gato y la abuelita”

  1. Noemí says :

    Me alegraste la tarde, ayer.

    🙂

  2. Gerardo says :

    Gracias, Noemí…

    Y eso que no era un chiste 🙂

  3. Noemí says :

    Cómo que no? Pues a mí me parece muy bueno. De todas formas me refería más bien a una “alegría de vivir”, no a que me estuviera riendo toda la tarde del chiste, que eso sí que hubiera sido preocupante…

    Por cierto, Noemí no escribe ya más, para evitar confusiones con algún otro ente virtual al que le guste el nombre (sí, me rayo mucho pero entiéndeme…). 😉

  4. Gifitting says :

    Ostras, te acabo de conocer. Me gusta tu blog.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: