La Primera Dama que no se casó con el Presidente

439px-hlane2La historia pocas veces es simétrica. A poco que uno se ponga a rascar sobre la superficie de cualquier acontecimiento, aparecerán rugosidades, formas curiosas, lados desconocidos. Es el caso de la política. Es también el caso de los Presidentes de Estados Unidos. Incluso es el caso de las Primeras Damas de los hasta ahora 43 presidentes de EEUU.

Podemos encontrar, escuchando la cara b de la cinta de la historia, que no son 43 las mujeres del Presidente que han pasado por la casa blanca, sino 45. Dos presidentes, Tyler, allá por 1840, y más recientemente Wilson, a principios del pasado siglo, no tardaron en encontrar quien ocupara el puesto vacante de Primera Dama tras el fallecimiento de sus esposas durante el mandato presidencial. Pero de todas las historias de Primeras Damas, sin duda, la que más me ha sorprendido es la de Harriet Lane ¿Existe algún presidente norteamericano apellidado Lane? No.

Harriet Lane, nacida en 1830, fue Primera Dama entre 1857 y 1861, acompañando la presidencia de su tío, el hasta ahora único presidente norteamericano soltero, James Buchanan. La historia de Harriet Lane es la de una niña de Pensilvania que quedó huérfana muy pronto, a los 11 años, al morir su padre, un comerciante. Un par de años antes, con tan sólo 9, perdió a su madre, hermana de un Senador demócrata de Pensilvania que se convertiría en su tutor. El Senador Buchanan se encargó de pagarle caros colegios a su sobrina, en West Virginia primero, y años después en Washington, donde a él lo acababan de nombrar Secretario de Estado del Gobierno.

En 1854, acompañó a su tío, destinado a la embajada del Reino Unido. Allí, la Reina Victoria, encantada con el carácter y las formas de la joven sobrina del diplomático, le concedió el rango de “esposa del embajador”. En este momento empezó la vida pública de la que iba a ser la más extraña Primera Dama.

Buchanan sustituyó en la presidencia a Pierce, demócrata de estilo muy sobrio. La llegada a Washington del nuevo Presidente con su sobrina revolucionó la alta sociedad. Harriet fue muy popular. Fue copiada por las mujeres de la época. Sus vestidos, sus peinados y su carácter abierto la convirtieron en modelo a imitar. Muchas niñas nacidas en esos 4 años fueron bautizadas con el nombre de la flamante Primera Dama. Harriet montó un círculo de amistades que, cosa rara en esos momentos, incluía a músicos y artistas. No es por eso de extrañar que una antigua canción, popular hoy día, “Listen to the Mockingbird”, fuera dedicada a ella.

Este fue el lado frívolo del “mandato” de Harriet, pero no fue el único. La sobrina del presidente usó su posición para promover causas sociales, como la mejora de las condiciones de vida de los indígenas americanos en las reservas. También tuvo que ejercer cierto papel de embajadora de su propio tío a lo largo del país en un momento de tensiones 15jp_header_sm1territoriales grandes en Estados Unidos, que llevaron a la secesión de varios estados, situación que habría de arreglar el sucesor de Buchanan, un tal Abraham Lincoln. La presidencia de Buchanan no fue que digamos una de las mejor valoradas de la historia. Al igual que falló en el tema territorial, se dio de bruces en su intento de abolir la esclavitud.

A los 31 años, acabó la fiesta para Harriet. Acabó el mandato del tío James, acabó el glamour. Empezaba una nueva vida. Se casó a los 36 años con un banquero de Baltimore, con quien tuvo dos hijos. Desde ese momento, 18 años infernales le esperaban, en los cuales murieron su marido, su tío y sus dos hijos. Volvió a quedarse sola.

A partir de ese momento volcó su vida en la colección de obras de arte y en el mantenimiento de un centro hospitalario para niños inválidos en Baltimore, que con el tiempo se convirtió en un prestigioso centro de pediatría.

Dos mil nueve. Una embarcación del Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos, varios ambulatorios, un manual de pediatría y una canción popular son lo único que a día de hoy, recuerdan a la primera dama que nunca se casó con un Presidente.

Anuncios

Etiquetas: ,

About Gerardo

Un blog sobre Medios de Comunicación, Política, Arte, Historia, etc, escrito por Gerardo T.C.

Trackbacks / Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 02/03/2009
  2. La Primera Dama que no se casó con el Presidente de EEUU - 30/03/2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: